El desafío de compatibilizar los estudios con la maternidad

Evelyn Palacio tiene 33 años, pertenece a la etnia diaguita, estudia el primer año de la carrera técnica en Operaciones Mineras en la Universidad Santo Tomás y es parte de la primera generación de becados de Minera Candelaria y la Fundación Atacamágica. Vive junto a su pequeña hija en la comuna de Caldera y cada tarde viaja a Copiapó para poder asistir a clases. “Es difícil ser madre y estudiante al mismo tiempo, pero creo que con trabajo y sacrificio todo se puede lograr en la vida”, señala.

Hace dos años abrió un emprendimiento de dulces en su comuna, pero al cabo de un tiempo decidió formarse en el ámbito minero y optar a un empleo que le permita tener una mayor estabilidad laboral. “Mi sueño es tener un trabajo estable que me guste y algún día lograr darle a mi hija una mejor calidad de vida”, indica.

Ella es una de las estudiantes que recibe apoyo económico para costear sus gastos de movilización. Cada día, sale de su casa a las cuatro de la tarde para poder tomar el bus que le permita llegar a clases a la hora. Distancia que tampoco le ha supuesto un impedimento para convertirse en una de las alumnas con mejor asistencia y aprobar con buenas calificaciones todas sus asignaturas. “La beca me está ayudando mucho porque puedo sustentarme todo el mes y no tengo que estar preocupándome de la plata para poder costearme el transporte para llegar a la universidad”, afirma.

Respecto de la experiencia de Evelyn, el gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de minera Candelaria, Edwin Hidalgo, expresó que “nos sentimos orgullos que esta beca pueda apoyar a estudiantes de Tierra Amarilla, Caldera y Copiapó que, como Evelyn, demuestran un gran compromiso y están dispuestos a hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para forjar su futuro y el de sus familias y sólo requieren una oportunidad. Ese es el sello que impulsa y caracteriza a la Beca Minera Candelaria”.

En tanto, el director de Fundación Atacamágica, Luis Albornoz, señaló que “de nuestros 76 alumnos que son becados por Minera Candelaria y la fundación, 46 son mujeres y ocho de ellas compaginan la maternidad con sus estudios. Para nosotros es muy importante seguir apoyándolos en su paso por la universidad y ser parte de este proceso de transformación positiva de la realidad, logrando que los jóvenes tengan un acompañamiento durante toda su carrera”.

Por su parte, Camila Gallardo, trabajadora social de la Fundación Atacamágica, indicó que “Evelyn es una de las estudiantes más destacadas en cuanto a rendimiento académico y compromiso en la participación de talleres, charlas y actividades en terreno que organizamos para nuestros alumnos”.

“Es fundamental para nosotros que nuestros becados se sientan apoyados, no sólo mediante la entrega de recursos, sino también desde lo personal, porque cada uno de ellos realiza un esfuerzo enorme para lograr ser futuros profesionales y destacar a nuestras alumnas que son madres porque hacen una doble labor”, agregó.

Deja un comentario