Rescate de Semillas Ancestrales

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El seremi de desarrollo social Raúl Martínez y la Coordinadora de Conadi Atacama señora Ana María Zarricueta enmarcado en un programa de visitas a verificar el avance de los proyectos de riego que la entidad financió el pasado año y que están concluyendo por estos días, tuvieron la oportunidad de conocer una iniciativa paralela de una de estas comunidades en la provincia del Huasco, en la localidad de Tatara  donde se encuentra la comunidad Diaguita Chipasse Ta Tatara, lugar en que una de sus comuneras doña Hortensia Lemus  custodia  celosamente lo que ella llama Tesoro del Pueblo Diaguita. Y no es menor, ya que el trabajo que están haciendo en conjunto con las otras comunidades es el rescate de la biodiversidad agrícola con valor alimentario y patrimonial de las comunidades Diaguitas y campesinas, que han logrado plasmar en un hermoso libro llamado BIODIVERSIDAD DE LA PROVINCIA DEL HUASCO, trabajo que se complementa con un fondo de semillas ancestrales sin manejo genético alguno rescatadas tras un largo trabajo.

El rescate de semillas ancestrales nace de la recolección y reproducción de semillas que guardaban y que aún guardan familias de la comunidad Diaguita y de otras comunidades hermanas como los Pehuenches y Aymaras que las han estado cuidando y reproduciendo cuidadosamente  sin químicos ni productos transgénicos. Ese es valor de este rescate que desafortunadamente nuestras autoridades agrícolas no le han dado  la importancia que tiene ni el apoyo a nuestro trabajo. Hemos golpeado desde hace mucho tiempo puertas que nunca se han abierto. Lo triste es que organizaciones europeas si nos valoran, concluyó la señora Hortensia

El propósito de la iniciativa es intentar que las comunidades  regresen a cultivar sus huertos de autoconsumo con especies de hortalizas que ancestralmente se han usado para la alimentación de sus familias. Para ello, Hortensia les proporciona semillas para que los comuneros las planten y llegado el momento de la cosecha, devuelvan ojalá un kilo de semillas para hacer crecer el fondo y así llegar a más comunidades. “también tenemos semillas de frutales, flores y especies medicinales que solo se encuentran muy aisladas en los cerros y quebradas que los pueblos hemos  usado ancestralmente, agregó”.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
joelweb21

joelweb21

Repetir